miércoles, 5 de octubre de 2016

El problema no es el catalán

Heraldo de Aragón, en su afán por crear polémica donde por naturaleza no la habría, nos ha despertado hoy con la noticia de que Aragón busca profesores interinos de catalán. Cosa normal, se buscan interinos de catalán lo mismo que de biología, matemáticas o lo que haga falta. ¿Es esto un problema? 
Pues sinceramente, no. Si hay zonas de Aragón en las que se habla catalán, bien se pude enseñar en las escuelas de esa zona. Y claro, harán falta profesores. Pero, y es un pero muy gordo, aquí acaba ya digamos lo normal.
Porque si bien en zonas de Aragón se habla algo parecido al catalán, no es el catalán normalizado que se inventó un charnego en Barcelona en el siglo XIX. Es el chapurreao o como lo llamen en cada pueblo. Porque en cada pueblo es ligeramente distinto, igual que la fabla era distinta en cada valle pirenaico. Por cierto, no he visto noticias de que se busquen profesores de fabla aragonesa, pero eso es otro tema. Así que lo que estamos haciendo es enseñar el catalán normalizado... cuando no es eso lo que se habla y no es eso lo que los chavales oyen en sus casas. Pues yo no lo veo normal. ¿Que sería difícil enseñar cada variante en cada pueblo? No veo porqué. Se enseña en una extraescolar, que lo enseñe gente del pueblo, y punto.
Y aunque esto sea malo, ni de lejos es lo peor. ¿Habéis visto la foto que ilustra el artículo de Heraldo.? La pongo aquí para que la veáis. Sin ánimo de lucro y tal ¿vale?


¿Veis algo que no debiera estar ahí? Os ayudo. Os lo pongo en grande.


¡Es un mapa de los Països Catalans! Ese lugar imaginario y tan real como la Tierra Media, Tatooine o la Batcueva. Esto ya no es enseñar catalán. ¡Esto es adoctrinar en el separatismo a los jóvenes aragoneses! Claro, con razón vas por Fraga y por ahí y ves banderas catalanas y esteladas. ¡Que nuestro propio sistema educativo los está convirtiendo en separatistas catalanes, coño! ¡Esto es hacer el gilipollas en un nivel supremo! Es como si en una guerra entrenaras a tus soldados y luego los mandaras a luchar por el país rival. ¿A que a nadie se le ocurriría hacer eso? Pues en Aragón sí. 
Me gustaría saber en cuantas escuelas catalanas limítrofes con Aragón se hace esto pero al revés. En cuántas se estudian autores aragoneses, o la historia aragonesa, o recetas de cocina aragonesa. No perdería si apostara a que en ninguna escuela catalana se hace algo así. ¿Por qué en Aragón sí? Si en estas zonas se habla algo parecido al catalán fue porque en su momento se repoblaron con gente de Cataluña, por que nunca han sido tierras catalanas. No hay una historia común más allá de la de la Corona de Aragón, no hay una cultura común. Arte común sí, los bienes que no quieren devolver. ¿Por qué entonces se permite que en un instituto de Fraga haya alguien que ha decidido enseñar a los aragoneses esa chorrada mayúscula, ese invento trasnochado, de los Países Catalanes?
Exigiría que no se permitiera, pero sé que es clamar en el desierto. De momento, habrá que contentarse con que el catalán no sea cooficial en la administración aragonesa y que a mis hijos en Zaragoza no traten de enseñarles chorradas así. De momento.