miércoles, 25 de abril de 2018

El Hobbit versión muy corta

El Hobbit
Versión resumida para leer a niños de infantil en clase
por Fernando Soguero

1
Bolsón CerradoEn un agujero en el suelo, vivía un hobbit. Pero no era un agujero maloliente no, era una auténtica casa. Más grande que las vuestras y la mía. Y tenía muchas ventanas y tres despensas llenas de comida riquísima. Porque un hobbit necesita mucho sitio para su comida ya que desayunan dos y hasta tres veces!! Y eso que son pequeños, aunque más grandes que vosotros. Y tienen grandes pies peludos con los que pueden andar sin necesitar zapatos.


Gandalf llega a Bolsón CerradoUn día nuestro hobbit, que se llamaba Bilbo Bolsón, estaba en la puerta de su casa disfrutando de un día soleado. De pronto apareció ante su casa un anciano con una barba blanca y larga que le habló de aventuras más allá de su aldea. A Bilbo esas cosas no le parecían nada sensatas y le dijo a Gandalf, que así se llamaba el mago, que él no quería saber nada de aventuras. Pero que si quería lo invitaba a tomar el té a la tarde siguiente.

Los enanos trazan planes con GandalfAl día siguiente, a la hora del té, estaba Bilbo tranquilamente en su casa cuando de pronto sonó la puerta. ¡Era el mago, que venía a tomar el té, y Bilbo lo había olvidado! Nervioso abrió la puerta, pero no estaba el mago. En su lugar había ¡un enano! Y luego otro y otro y otro y otro hasta un total de trece enanos. Se llamaban Balin, Bifur, Bofur, Bombur, Dwalin, Fili, Kili, Glóin, Óin, Dori, Nori, Ori y Thorin, que era el jefe de todos ellos. Estaban allí porque Gandalf les dijo que en esa casa vivía un saqueador que los ayudaría en su misión: recuperar su ciudad de las garras de Smaug, un terrible dragón que se la arrebató muchos años atrás. Bilbo estaba asustado y nervioso ¡él era un tranquilo hobbit, no un saqueador y sin duda Gandalf se había equivocado! Pero las historias y las canciones de los enanos despertaron algo en su interior y, al día siguiente, los acompañó en su viaje.

2
Los trolls capturan a Bilbo y los enanosEl viaje iba a ser muy largo y, al poco de empezar, vieron a lo lejos una luz y como el hobbit era el saqueador, lo mandaro
n a investigar. El hobbit encontró una hoguera enorme donde estaban reunidos tres enormes trolls. Bilbo decidió robar algo de los bolsillos de los trolls para demostrar a los enanos que era un saqueador, pero los trolls lo capturaron. Poco después capturaron también a los enanos. Por suerte Gandalf andaba cerca y logró entretener a los trolls hasta que salió el sol y su luz convirtió a los trolls en piedra. Aún están allí. En una cueva cercana encontraron el tesoro de los trolls y allí encontró Bilbo a su espada Dardo, que brillaba cuando se acercaban trolls, orcos y trasgos.

3
Llegada a RivendelContinuaron su viaje y llegaron a Rivendel, un lugar mágico donde vivían los elfos de Elrond el medio elfo, que les aconsejó en su misión y les ayudó a descifrar
parte del mapa. Ahora los enanos ya sabían dónde tenían que estar y cuándo, y pronto continuaron su viaje tras disfrutar de la hospitalidad élfica.





4
El Rey TrasgoCapturados por los trasgosHabía tormenta cuando cruzaron las Montañas Nubladas. Una tormenta enorme. Y no solo tormenta: los gigantes de piedra jugaban a lanzarse rocas así que Gandalf, Bilbo y los enanos se refugiaron en una cueva. Pero justo esa cueva era la entrada a la ciudad de los trasgos, y el Rey Trasgo los capturó. Y justo cuando iban a comérselos ¡un rayo deslumbró a todos! Era Gandalf, que evitó ser capturado y aprovechó un momento para rescatarlos.


5
En la huida de la ciudad trasga, el pobre Bilbo se perdió. Vagando por los túneles encontró un pequeño anillo que guardó en su bolsillo y acabó en la orilla de un lago y a lo lejos vio unos puntos amarillos que se acercaban siseando ¡mi tesssssssoro ssssí m
Bilbo conoce a Gollum
i tessssssoroooo! Era Gollum, una pequeña y horrible criatura que llevaba siglos viviendo en los túneles.
Gollum quería comerse a Bilbo pero la espada de Bilbo asustó a Gollum que le propuso jugar al sagrado juego de las adivinanzas. Quien ganara tenía que cumplir el deseo del otro: Bilbo se dejaría comer si perdía pero si ganaba Gollum lo llevaría a la salida. La situación era muy difícil para Bilbo: Gollum estaba a punto de ganarle y no se le ocurría ninguna adivinanza difícil mientras que las de Gollum eran muy complicadas. De pronto metió su mano en el bolsillo, tocando el anillo. ¿Qué tengo en el bolsillo? Preguntó Bilbo. ¡no vale no vale, esssa pregunta no vale! Gritó Gollum. Él pensaba que era una adivinanza aunque Bilbo no la había dicho como si lo fuera, pero aprovechó que el pequeño monstruo lo pensaba. Aun así le dio tres oportunidades para adivinarlo. Gollum no lo adivinó y tuvo que ayudar al hobbit, pero antes fue a su casa a buscar algo que él llamaba “mi tesssoro” ¡pero no lo encontró! Y eso lo enfadó mucho, tanto que Bilbo pensaba que Gollum no respetaría el acuerdo.
Gollum se lamenta por perder el anilloY entonces Gollum pensó ¿y si había perdido su tesssoro y lo había encontrado Bilbo?¿Y si era su anillo lo que llevaba en el bolsillo? Gollum persiguió al hobbit por los túneles y, por suerte, Bilbo metió la mano en el bolsillo y
el anillo se deslizó en su dedo. En ese momento ¡Bilbo se hizo invisible! Gollum estaba enfadado como nunca y se dirigió a la salida para así coger allí al hobbit. Bilbo lo siguió y al a la salida llegar logró escaparse de Gollum y los trasgos y reunirse luego con sus amigos.




6
Rescatados por las águilasSubidos en los árbolesPero el peligro no había pasado, nuestros amigos iban cansados, hambrientos y a pie y los trasgos los seguían de cerca. Los trasgos lograron rodearlos y los enanos se subieron a unos árboles y Gandalf lanzó piñas incendiadas a los trasgos, pero aun así estaban a punto de cogerlos cuando llegaron las águilas y los rescataron.








7
Llegada a la casa de BeornLas águilas los dejaron a salvo cerca de la casa de un extraño hombre llamado Beorn, que era capaz de transformarse en un enorme oso negro. Éste no era muy sociable y no le gustaban mucho las visitas, y menos las de 13 enanos, un mago y un hobbit. Pero Gandalf se las ingenió para que los recibiera y allí pasaron una noche muy divertida. A la mañana siguiente les entregó unos ponis y les dijo cómo llegar al camino del Bosque Negro, el camino más rápido para llegar a su destino.


8
Capturados por las arañasArañas del Bosque NegroAl llegar al Bosque Negro, los ponis volvieron a casa de Beorn y nuestros amigos entraron en el bosque. Todos menos Gandalf, que tenía cosas que hacer en otros lugares y se reuniría más tarde con 
ellos. Pero el bosque era el hogar de las peligrosas y enormes y feas y peludas y patudas e inteligentes arañas del Bosque Negro, que atraparon a todos los enanos. Por suerte Bilbo, con ayuda del anillo y su espada, logró rescatarlos a todos. Lo malo es que al poco los capturaron los elfos.


9
Llegada a EsgarothBarriles por el ríoLos elfos los llevaron, entre canción y canción, a ver a su rey Thranduil, que los interrogó porque quería saber qué hacían por allí 13 enanos. ¡Esta vez Bilbo también se había escapado! Por cierto que los enanos estaban muy contentos de haber contratado a un saqueador que aparecía y desparecía como por arte de magia ¡y es que Bilbo no les había dicho nada del anillo! El rey elfo los encerró y así pasaron varios días, hasta que Bilbo aprovechó que su guardia se durmió y los sacó de sus celdas y escaparon en unos barriles río abajo hasta Esgaroth, la ciudad construida en mitad del lago.

10
Treapando por la montaña de los enanosLos habitantes de Esgaroth recordaban las riquezas que salían de Erebor, la ciudad enana, y aunque la misión de Thorin y los enanos de matar al dragón les parecía una locura, les ayudaron dándoles equipo y monturas para llegar allí. Y oye, si mataban al dragón ellos se verían beneficiados.








11
Se revela la puertaAl poco los enanos llegaron donde Elrond les dijo que estaba la puerta y, aunque era una pared desnuda, cuando llegó el momento y la luz la iluminó, se cayó la piedra y descubrió una puerta. Thorin usó su llave para abrirla. Ya habían llegado a su ciudad.



 12
Smaug el DoradoEra el momento de Bilbo. Para eso lo contrataron y habían cuidado de él (y él de ellos en no menos ocasiones). Era el momento de que entrara y explorara la ciudad, porque tampoco estaban seguros de que siguiera habiendo un dragón ya que hacía muchos años que nadie lo veía. Pero vaya si había dragón. ¡Y era inmenso y rojo y estaba acostado en el tesoro más grande que ningún hobbit hubiera visto nunca! Smaug el Dorado supo que Bilbo estaba allí aunque Bilbo llevara el anillo puesto y fuera invisible. El dragón preguntó a Bilbo por su nombre pero Bilbo, sabiendo que a un dragón no hay que decirle directamente lo que pregunta pero tampoco negarle una contestación para no enfadarlo, le contestó en forma de acertijos. “¡Vengo de debajo de la colina y mi camino me condujo bajo las colinas y sobre ellas. Y por el aire. Soy el que camina sin ser visto. Soy el ganador del anillo y el portador de la suerte y el cabalgabarriles! “Cabalgabarriles” dijo el dragón “imagino que no querrás llevarte el tesoro pieza a pieza ¡tardarías 100 años y no te lo llevarías lejos”. “¡El oro será solo un premio pues quienes me contrataron piensan en la venganza!”. “Así que son los enanos jajaja. Tonta es la venganza pues nada pueden contra mí. ¡Mira qué armadura de piedras preciosas tengo!” y Smaug se levantó y Bilbo pudo ver que la parte inferior de Smaug estaba cubierta por un escudo impenetrable de piedras preciosas ¡pero había un hueco en el lado izquierdo de su pecho!. Entonces, Bilbo que ya había Allí les habló de su conversación con el dragón, y Thorin le preguntó su había visto la Piedra del Arca, el tesoro más preciado de la ciudad de Erebor y por el cual Thorin daría el resto gustosamente. En ese instante Smaug apareció volando y rugiendo “¡cabalgabarriles, si no eres un hombre del lago al menos recibiste su ayuda, ahora me verán y recordarán quién es el verdadero Rey bajo la Montaña!” y se dirigió a destruir Esgaroth.

13
EreborEn ese momento los enanos aprovecharon para explorar su antigua ciudad. Cuando llegaron al tesoro quedaron estupefactos, tan asombrados estaban que ninguno reparó en que Bilbo encontró la Piedra del Arca y se la guardó, sin sab
er muy bien por qué. En ese momento, uno de los enanos encontró una cota de mallas de mithril, el metal más resistente que había entonces, y el más ligero, y se la regaló a Bilbo como parte de su pago. Tras explorar el tesoro Thorin se enfadó, pues no encontraba la Piedra del Arca. Y Bilbo, que la guardaba, vio cómo Thorin cambiaba y se volvía más egoísta y violento, pues tal es el efecto de las riquezas en las personas ambiciosas,y viendo cómo Thorin se enfadaba, dijo que estaría bien explorar a ver si el dragón se había ido del todo. Y así era, llegaron a la puerta principal sin contratiempos. Y con Piedra o sin ella, Thorin era ya, y sin saberlo, el nuevo Rey bajo la Montaña.



14
Smaug ataca Esgaroth
Porque resulta que mientras los enanos exploraban el tesoro y llegaban a la puerta de la ciudad, Smaug se dirigió a Esgaroth. La gente, al verlo, corrió asustada. Muchos pensaban que el viejo gusano era una leyenda y se aterrorizaron al ver que era real. El dragón atacó y atacó, y escupió fuego y derribó edificios a coletazos. 
La muerte de SmaugY ya casi no quedaba esperanza cuando de pronto Bardo, uno de los hombres de Esgaroth y el mejor arquero de la ciudad, escuchó una voz que le decía “espera a que salga la luna y busca un hueco en su pecho”. Era un zorzal que había escuchado a Bilbo decirle eso a los enanos y volando fue a decirlo a los hombres de Esgaroth. Y es que algunos de ellos, descendientes de hombres antiguos, entienden a esos pajarillos. El caso es que Bardo vio el hueco en el lado izquierdo el pecho del dragón. Esperó a que el dragón fuera a por él y, calmado, apuntó su última flecha negra y la lanzó. La flecha voló y voló... y se clavó en el hueco de la armadura de Smaug atravesando su corazón. Y Smaug cayó a las ruinas humeantes de Esgaroth y quedó cubierto por las aguas, y allí sigue por si os atrevéis a ir y bucear para intentar arrancar una de las resplandecientes gemas de su armadura. Los supervivientes nombran rey a Bardo para sustituir al cobarde gobernador que trató de huir sin preocuparse de la gente, y el rey Bardo envió mensajeros a los elfos del Bosque Negro para pedirles ayuda y reconstruir la ciudad.

15
El viejo cuervo CarcPronto se extendió la voz: “¡Smaug el Dorado ha muerto, Erebor y las Tierras Ásperas son libres!”. Y hombres y elfos, pensando que los enanos habrían muerto antes de que Smaug atacara Esgaroth, se dirigieron a la ciudad enana a reclamar el tesoro para ellos. Pero como sabemos, los enanos estaban vivos, aunque no sabían que Smaug había muerto y llevabaThorin dialogando con elfos y hombresn varios días atemorizados por si volvía. Se enteraron de la muerte del dragón por el pequeño zorzal que avisó a Bardo y que gracias a un cuervo, que sí hablaba la lengua enana, pudo informar a Thorin y los suyos. Les dijo que elfos y hombres iban a Erebor, así que a los enanos les dio tiempo a fortificar la entrada a su ciudad. Pero también que 13 enanos eran muy pocos y, que si querían salir con bien de allí, mucho oro les costaría. Pero el corazón de Thorin se había endurecido ¡él no daría nada de ese tesoro que pertenecía a su pueblo!. Pagaría justamente la ayuda recibida, dijo a Bardo cuando hablaron, pero nada daría a los elfos. Y como la siguiente respuesta fue una flecha enana, los hombres y los elfos decidieron sitiar la ciudad hasta que Thorin entrara en razón.

16
Bilbo entrega la Piedra del ArcaLos días pasaban y Bilbo estaba cada vez más cansado y harto. A pesar de que 500 enanos se acercaban a la ciudad para ayudar a Thorin ¿de qué servirían? No eran suficientes y aunque lo fueran el invierno sería muy duro para los enanos pues nadie les daría comida ni aunque pagasen con carretas de oro. En ese momento Bilbo se decidió: actuaría esa noche. Con la oscuridad, se escabulló de la ciudad enana y fue al campamento de los hombres. Allí le entregó a Bardo la Piedra del Arca, pensando que si la
tenían los hombres Thorin se vería obligado a negociar, el sitio acabaría y él podría volver a su tranquilo agujero hobbit con la catorceava parte de lo que quedara del tesoro enano tras las negociaciones. La verdad es que Bilbo había echado muchas veces de menos su acogedor agujero (smial, como se llama en realidad) y no iba a ser esta la última. Gandalf apareció allí entonces, y felicitó a Bilbo por su idea y por llevarla a cabo. Entonces, Bilbo volvió con los enanos, pues aun sabiendo cómo se enfadaría Thorin, él no quería abandonar a sus amigos.

17
La Batalla de los Cinco EjércitosLa Batalla de los Cinco EjércitosAsí llegó el día siguiente, y cuando elfos y hombres mostraron a Thorin la Piedra del Arca, y Bilbo le dijo que él se la había entregado, solo Gandalf pudo salvar al pequeño hobbit de que Thorin lo lanzara montaña abajo contra las rocas. Acordaron entonces Thorin y Bilbo que la piedra valía su catorceava parte, así que Bilbo fue echado de Erebor y su parte del botín, entregada a elfos y hombres. Aún tuvo suerte Bilbo de que pudo quedarse la cota de mithril, lo cual fue una suerte.
La Batalla de los Cinco EjércitosLlegaron entonces los enanos parientes de Thorin, que al ver que la Piedra del Arca estaba en poder de los sitiadores, atacaron. Pero en ese instante, una oscuridad se cernió sobre todos ellos: un ejército de trasgos y huargos, que seguía a los 500 enanos. Rápidamente, hombres y elfos dejaron de luchas contra los enanos para luchar todos juntos contra los trasgos y los huargos que llegaron en gran número enfurecidos por la muerte del Rey Trasgo y atraídos por las riquezas de Erebor, pues sabían que Smaug había muerto. A la batalla la llamaron la Batalla de los Cinco Ejércitos, pues se enfrentaron hombres, enanos y elfos contra trasgos y huargos. Del lado del bien también lucharon Beorn y las Águilas y, cuando la batalla se decantaba al lado maligno, Thorin y los suyos salieron de su ciudad redoblando así los ánimos y la esperanza de hombres, elfos y enanos que acabaron venciendo.

18
Bilbo se despide de ThorinEn cuanto a Bilbo, al empezar el combate se puso su anillo pero la invisibilidad no detiene flechas ni espadazos, así que se apartó de lo peor. Tras la salida de Thorin, Bilbo vio preocupado cómo sus amigos eran pocos y los enemigos muc
hos, y que estarían en gran peligro, y entonces vio en el horizonte que llegaban las grandes águilas. Y una piedra cayó en su cabeza y se desmayó. Lo encontraron horas después y de casualidad, pues aún llevaba su anillo mágico así que lo escuchaban, pero no lo veían hasta que se lo quitó. Llegó al campamento justo a tiempo para poder despedirse Thorin, que había sido gravemente herido en el combate y que pudo disculparse con su amigo saqueador antes de partir a lugares desconocidos.

19
En los días siguientes, Bilbo se despidió de los enanos supervivientes y partió a su pequeña aldea con un cofre de plata y otro de oro. Aún pasó un tiempo en casa de Beorn, y ya en la primaverareemprendió el camino de vuelta a la Comarca. PasóBilbo y Gandalf vuelven a la Comarca
Bilbo ya ha vuelto a casauna semana en casa de Elrond y no fue hasta junio que volvió a entrar en su aldea tras pasar por donde seguían los trolls convertidos en piedra y rescatar el tesoro que enterraron allí. Con la sorpresa de que le habían dado por desaparecido y sus parientes, que siempre le habían tenido envidia, estaban subastando sus posesiones para quedarse luego con su acogedor agujero hobbit. Naturalmente eso no ocurrió, pues ahí estaba Bilbo, un Bilbo muy diferente del que se fue, para evitarlo. Bilbo recompró sus muebles aunque hubo cosas que nunca volvieron a aparecer. Una de ellas fue su reputación. Bilbo bolsón ya no era ese hobbit en el que todo el mundo podía confiar. Pero eso ya no le importaba a Bilbo. Ahora, por su casa pasaban elfos, magos y demás gente de ese estilo, así que ya no era un hobbit respetable para los demás. Pero eso, como suponéis, no le importó. Y así vivió todos sus días, que fueron muchos.


Pulsa aquí para poder descargar el cuento y las imágenes en un único archivo

No hay comentarios :